jueves, 10 de mayo de 2018

Relato erótico: Frenesí

...No era difícil dar con mi cama ya que vivía en un apartamento de un solo ambiente. Se dejó caer de bruces, completamente desnuda sobre las sábanas desordenadas y me miró con una sonrisa de bandida por encima del hombro. Para ser preciso, me miró primero a los ojos y luego, sonriente, al falo que había crecido con vida propia. 

Me desnudé sin recordar que esa mañana no me había duchado y me dije que quizá el último trago había sido el pasaje a la alucinación. Si era así estaba encantado con alucinar. 

Avancé entre sus piernas lamiéndolas como un San Bernardo, dejé un rastro de saliva en la cara interior de los muslos, a los lados rasurados de la raja brillante, en el monte de Venus prominente y luego me dediqué al clítoris aplicando allí todos los trucos que conocía mientras hundía lentamente dos dedos en su vagina y comenzaba el combo letal.

Gimió, se tensó como el arco de Aquiles, se estremeció y al cabo de varios minutos durante los cuales todo mi yo estaba sumergido en el...


No hay comentarios:

Publicar un comentario