jueves, 3 de mayo de 2018

Relato erótico: Fama

...La chica era tan hermosa que incluso con aquella bata de tela rústica, medias gruesas y abrigo demasiado grande para su cuerpo, caminando con zuecos que no admitiría Don Yimi Chú sin un ataque definitivo de histeria aguda, resultaba fascinante caminando por las empinadas calles de su aldea; porque no era siquiera un pueblo. 

Entró en el salón desierto donde brillaban las máquinas que habían comprado con la garantía del tipo de la fama de que les daría trabajo, mucho trabajo, y que ahora, cuando ese trabajo había sido trasladado a… ¿Vietnam, Laos, Camboya…? La chica lo ignoraba. Y tampoco le importaba. Había tomado una decisión.

Detrás del salón de las máquinas muertas se desnudó por completo y se metió en la ducha. Escuchó la puerta que se abría y se cerraba y unos minutos después unos brazos fuertes la rodearon desde atrás. Sonrió encantada cuando reconoció la firmeza de la verga contra su culo y las manos ásperas acariciando sus pechos, frotando los pezones, bajando por el vientre hasta el sexo rasurado y jugando allí con pericia sobre el clítoris...


No hay comentarios:

Publicar un comentario