jueves, 26 de abril de 2018

Relato erótico: Insumisión

...Se corrió otra vez y se sintió gemir mientras atisbaba por la ventanilla los coches que buscaban un lugar desocupado y algún viandante empujando su maleta. 

Fue ella la que anticipó que el hombre iba a eyacular y entonces le apretó ligeramente los testículos estirando un brazo entre las piernas, sacó el pene de su habitáculo y supo con exactitud lo que le apetecía precisamente en ese momento. 

Montó al caballero, se embadurnó el ojete con los fluidos que le abrillantaban la vulva y con una cuidadosa lentitud se empaló por el ano superando el primer dolor cuando se expandió el esfínter, relajándose como una yogui experta, que lo era, y trotando primero y galopando después, las manos del tipo asiendo sus pechos voluptuosos, hasta que las miradas se encontraron y él lanzó una especie de ronquido una fracción de segundo antes de que el semen la inundara...


No hay comentarios:

Publicar un comentario