jueves, 22 de marzo de 2018

Relato erótico: YésiKa

Cuando entró en mi consultorio y me dijo su nombre “YésiKa, con Y griega y K mayúscula”, entendí esa presentación como si esa chica hermosa, joven y terriblemente sensual fuese una rapera de moda que yo no conocía porque desde hacía mucho tiempo no había pasado más allá de U2 o, tal vez, de Dire Straits.

-¿Qué puedo hacer por ti? -pregunté interesado en su belleza y sus tatuajes más que en sus problemas. El machismo es algo que impera incluso cuando uno, como yo mismo, lucha denodadamente contra los coletazos de miles de año de dominio del fucking macho alfa.

-Tengo problemas serios con la ira. Y me gusta mucho el sexo -dijo y me miró con sus ojos claros como si jamás hubiera matado una hormiga.

- ¿Quieres añadir algo más? -la provoqué. Ella sonrió divertida y recompuso su expresión de seriedad antes de continuar.

-Mira, Rocco, es sencillo. Tengo ganas de follar todo el tiempo, pero hay otras cosas que debo hacer como trabajar, estudiar y mantenerme en forma. Me gusta mi cuerpo. Me gusta a mí y si me gusta a mí estoy seguro de que les apetece a los otros, a las chicas y chicos que me excitan...


No hay comentarios:

Publicar un comentario