jueves, 8 de marzo de 2018

Relato erótico: Justicia

...Ella estaba desnuda, atada como en los films BDSM y Don Galante le chupaba la raja muy húmeda que tenía ante sí, vulnerable gracias a la ligadura que le mantenía los muslos muy abiertos; Eva, así se llamaba la dama, había sido amordazada con una bola roja en la boca abierta y gemía con los ojos vendados. 

El cunnilingus duró varios minutos y en un momento dado, lo supe de inmediato porque ella contuvo la respiración, tuvo un orgasmo que empapó el rostro del hombre. Casi pude sentir el sabor de su explosión en mis papilas gustativas.

El tipo le dio un bofetón, le quitó la mordaza y le puso la verga en la boca. Ella lo mamó como si fuera un biberón y al cabo de un buen rato le quitó parte de las ligaduras para que pudiera colocarse en perra y entonces le cubrió las nalgas y el ojete de aceite y le enfundó el rabo por el ano con una sola estocada que la obligó a lanzar un grito sonoro y grave. 

La sodomía la hizo bramar de placer, sobre todo cuando él le buscó el clítoris con una mano y lo frotó con un ritmo regular mientras con los dedos de la mano libre le acariciaba la embadurnada raja de la vagina y así, entre la paja, el frotamiento y el mete y saca anal cada vez más frenético, el tipo se corrió...


No hay comentarios:

Publicar un comentario