jueves, 11 de enero de 2018

Relato erótico: Fantasma

...“Cuando chupó el glande me hizo zozobrar y pude ver el Valla de los Reyes como si lo sobrevolara; ya sabes que dicen que es el mapa del cielo. Luego deslizó la lengua por la base de los huevos y alcanzó el ojete y se detuvo allí unos instantes sin dejar de masturbarme hasta que se giró para el 69 que yo anhelaba con una pasión anticipatoria… 

“Lamí largamente su sexo muy mojado, metí dos dedos en gancho para masturbarla, entré y salí de su ano con mi lengua, los ojos siempre cerrados, mientras ella escupía mi verga, la sometía a caricias vertiginosas y su boca se ensañaba con el glande hasta que creía que me corría y entonces lo abandonaba para lamer el tronco del falo y darme una tregua…

“Por fin, no sé cuánto tiempo pasó, Maik, lo juro, pero abrí los ojos y ya era de día. Vi la claridad por la claraboya de la bohardilla y ella se irguió en todo su esplendor, cogió la verga con las dos manos, la llevó hasta el portal del ojete y la hundió lentamente…

“Yo seguía atrapado en un deseo infernal, pero, a la vez, continuaba aquel vuelo inimaginable por los jardines colgantes de Babilonia, por las llanuras tártaras, por las ruinas de Machu Pichu y ella danzaba con sus caderas imposibles, su contoneo enloquecedor, subiendo y bajando por mi rabo, hundiéndolo por completo, amenazando con soltarlo, el glande haciendo equilibrio en la corola del ojete y entonces volvía a incrustarlo, a veces con un ritmo lento y otras casi con furia…


No hay comentarios:

Publicar un comentario