jueves, 14 de diciembre de 2017

Relato erótico: Pxico

...Entré en el desfiladero de sus nalgas como un fusilero de bengala, con la sangre corriendo a tope por mis venas y un alarido ahogado en la garganta. La verga se hundió en el culo y ella la apresó con una musculatura procaz y movediza mientras meneaba los glúteos y abría y cerraba los muslos siguiendo una melodía que me llevaba sin piedad al desborde total.

En un momento dado, ignoro cuánto tiempo había transcurrido, ella gritó y su gruta ahorcó mi falo mientras nos movíamos a duras penas envueltos en un orgasmo tan...


No hay comentarios:

Publicar un comentario