jueves, 30 de noviembre de 2017

Relato erótico: La última acosada

...“Era asqueante. No podía pensar en otra cosa como no fuera escapar de allí sin que me matara. Sabía que podría hacerlo y saldría indemne. Como ese otro infeliz que dijo que podría matar a alguien en la 5a Avenida y saldría impune. ¿Quién era yo? Una camarera, aspirante a actriz, de 19 años que creía que iba camino de la más grande oportunidad de mi vida… De pronto gimió y eyaculó sobre mis pechos y mi rostro… Se apartó y me dijo que me vistiera y que saliera de aquella habitación. Si mantenía la boca cerrada me daría un trabajo…” 

Se volvió hacia el Gran Amo, atado a una silla, amordazado y completamente desnudo. Tenía las piernas separadas y sujetas a las patas con cinta de embalar. La verga gorda y disminuida parecía un gusano lánguido sobre los grandes huevos y la pelambrera que le coronaba el pubis...


No hay comentarios:

Publicar un comentario