jueves, 10 de agosto de 2017

Relato erótico: El sustituto

...“No sé cuánto tiempo duró esa performance oral, que exigió todo mi poder de resistencia, pero de pronto presionó mi rostro entre los muslos hasta asfixiarme y lanzó un gemido ronco que escuché a medias, ensordecido por la presión de sus piernas. Un borbotón me embadurnó el rostro y me corrí feliz de acoplarme a su placer, como ella había pedido que sucediera… No dejó de chuparme hasta que hube expulsado la última gota y aun así prosiguió con una dulce y lenta felación mientras yo lamía con idéntica ternura su sexo, aliviado de que aflojara aquella tijera que me había estrangulado…

“Estuvimos así… devorándonos con mesura hasta que ella se giró para recostarse a mi lado. Me besó en la boca, nos abrazamos y volví a caer en el encantamiento de sus labios y su lengua que sabían a mí… Y entonces...


No hay comentarios:

Publicar un comentario