jueves, 8 de junio de 2017

Relato erótico: La mujer en blanco


...Me trotó, me galopó, zafó de la estocada, saboreó sus jugos de mi pene, siempre al borde de la erupción catastrófica, y regresó a la cabalgata, subiendo y bajando, moviendo las caderas como en esa canción “Hips don’t lie”, creo que se escribe así, y entonces llevó una de sus manos hasta mis testículos, por detrás de sus nalgas movedizas, y fue ese roce, esa caricia tibia y experta la que me llevó a la explosión magmática que ella recibió con alborozo en su interior y, en parte, en el rostro, cuando se desplazó vertiginosamente hacia mi verga estremecida para recoger los últimos disparos espermáticos y proseguir con su misión oral hasta...

https://sexshop.thagson.com/noticia.php?notid=426 

No hay comentarios:

Publicar un comentario