viernes, 6 de julio de 2018

Catálogo Nº 346: ¡AlbriXias!

El mundo del sexo y su planisferio de indicaciones ha alcanzado ya con Thagson su Catálogo Nº 346. Esto significa que las rutas de navegación por los inquietantes mares, a veces tormentosos, del mejor y más variado ocio para adultos están abiertas a nuevas exploraciones.

Los pornófilos que suban a este bergantín de bucaneros adictos a los goces de la carne experta están, como siempre, con el sable desenfundado y el ansia guerrera en estado de alerta púbica.

Como bandera de combate ilustra la portada la deliciosa Arya Faye, una actriz porno nacida un 25 de Junio de 1995 en Los Ángeles, EE.UU., capital del X internacional donde con tan solo 20 años se lanzó a la conquista de los amantes del género caliente.

Hermosa, rubia, 1,61 m de estatura, pechos perfectos y naturales, entusiasta perpetradora de todas las fechorías, desde la felación experta y el cunnilingus sáfico hasta los tríos virulentos donde gime con penetraciones en todas las posturas, danzando feliz con sus episodios de sexo anal y sus incursiones en la DP, la ninfa Faye es como un hechizo...


jueves, 5 de julio de 2018

Relato erótico: Fragancia

...le chupó el sexo, le levantó el culo para alcanzarle el ano con la lengua y la masturbó hasta que lentamente giraron hasta alcanzar el 69 y Gina se dijo que jamás había visto nada semejante. Sus manos fueron directas a su entrepierna y la paja se diseñó como si ella no tuviera la menor injerencia. 

Nola se apartó, se echó de bruces, levantó el culo y la verga entró profundamente en su vagina para iniciar un trote largo y rítmico, en perra, que los hizo gemir con auténtica pasión. 

Gina los observaba al borde de su propio orgasmo. Y se corrió observando como el falo de Rafa entraba en el ojete de Nola, ahora en misionero, con las piernas muy flexionadas, y se besaban en la boca con un deseo...


miércoles, 4 de julio de 2018

Sexología: Diseño de la lascivia

..."Es un hombre lascivo", dicen de tal o cual caballero como si se tratara de una enfermedad que exige a las buenas mentes mantenerse apartadas. No obstante, cuando una mujer le confiesa a la amiga: "es increíble, en la cama es una máquina lujuriosa, tiene un apetito sexual infinito…", entonces la amiga se relame y piensa en pedirle el número de teléfono de esa fiera lasciva a la amiga, pero se contiene. ¿Por qué? Porque el ser humano, como los perros que eran lobos, se ha ido domesticando. Ahora bien, es posible diseñar la lascivia. Porque está siempre allí, a veces dormida, o en cuarteles de invierno, por falta de estímulo. No obstante, si el caballero al que el sexo le apetece se imagina, por ejemplo a dos diosas como Vicky Chase y Ash Hollywood desnudas, a punto de lanzarse a una escena lésbica en la que se lamerán los pechos, se meterán la lengua en la raja, en el culo, degustarán salvajemente de sus clítoris inflamados y procederán a masturbarse como leonas en celo antes de un 69 en el que aplicarán todos sus trucos, linguales, labiales, digitales… con grandes primeros planos de saliva y fluidos acompañados por gemidos crecientes… entonces la lascivia se apoderará del guerrero y su disposición para el buen sexo estará a punto.

Qué sucede cuando llega a su casa y encuentra al cónyuge oficial colando los espaguetis. 
Es posible que la atrape desde atrás, la aferre por los pechos, le quite las bragas alzando el vestido y ella, si comprende el sentido de la lascivia, de la lujuria crepitante, se acoplará al momento, abrirá las nalgas, los muslos y permitirá que esa erección sorprendente e inesperada arremeta contra sus orificios, uno a uno si la sodomía entra en el paquete, hasta que la eyaculación de él se funda con el orgasmo de ella y…


jueves, 21 de junio de 2018

Relato erótico: Frenesí… o no

El ambiente era muy extraño. Habían pasado varios días desde que llegaran a aquel refugio de montaña en medio del temporal de lluvia y granizo y la relación no parecía mejorar. Es cierto, había sido una cita a ciegas, pero Laila siempre había conocido sus gustos y, además, no era su primera vez con un tipo al que acababa de conocer. En realidad, era la cuarta. Ella, Zoe, era incapaz de resistir una relación, la que fuera, más de una semana, pero le encantaba el sexo y no pensaba conservar una reputación de chica formal porque le importaba un bledo.

Laila y Juan, su novio de toda la vida, habían invitado a Yano para que pasaran diez días en el cinematográfico refugio que tenía su familia en pleno Prepirineo y, además, le habían mostrado una fotografía del tipo. A Zoe le gustó que le llamaran Yano, era diferente; y además era un hombre muy guapo.

-Treinta y pocos, catedrático de literatura inglesa, soltero, aficionado a los deportes y encantador. Realmente encantador, te gustará. Y mucho…-le había asegurado su amiga del alma.
- ¿Por qué no? Me encanta el refugio de tu familia en invierno, os quiero mucho a ti y a Juan y este chico parece estupendo y debe serlo porque tú sabes quiénes son los que me gustan. Nada puede salir mal…

Pero las cosas no podían ir peor. En realidad, Yano era galante, encantador, un buen conversador, le gustaba caminar por la montaña cuando a ella le apetecía y, además, se quedaban mirando la ventisca como camaradas de hipnosis, sin decir una palabra, como a Zoe le apetecía, en silencio. 

Solo que era inmune a sus encantos. Le sonreía, la cogía de la mano, incluso la llevaba cogida del hombro cuando salían a andar, pero luego… nada. 

Laila y Juan sonreían y hacían su vida. Esa era la consigna. Cada cual a lo suyo. Era el mejor modo de pasar unos días de paz en la montaña.

Esa noche, la cuarta desde que habían llegado, Zoe se levantó desnuda de la cama… A punto de salir de su habitación decidió que tal vez era demasiado y se puso unas bragas minúsculas y una camisa sin abotonar y fue hasta el dormitorio de Yano.

Entró sin llamar y cerró la puerta. Él estaba leyendo y la miró con admiración, pero no hizo el menor gesto. Solo dejó el libro a un lado y se quitó las gafas.

Zoe se sentó en un sillón, abrió las piernas, se pasó la lengua por los labios y cerró los ojos. No le hacía falta fingir, se excitaba de inmediato. 

Pensó en Yano y con una mano se acarició el sexo por encima de las bragas, recorrió la raja enfundada de arriba abajo y de derecha a izquierda cuando alcanzaba el clítoris. 

Sintió el deseo tan conocido que la electrizaba y con la mano libre desnudó los pechos y se ocupó de los pezones. Estaba caliente, muy caliente, desde que llegaran al refugio y ahora dejaba salir el deseo a borbotones. Intentó que aquella exhibición de autoerotismo durara… pero la excitación pudo más que ella y se corrió mojándose las bragas y la mano…

Al cabo de unos momentos, cuando los estertores del orgasmo se desvanecieron, abrió los ojos y miró al hombre que permanecía impasible observándola con una concentración indescifrable.


Ella le sonrió, se puso de pie y salió de la habitación. No se sentía ni humillada, ni frustrada… tampoco furiosa. Había hecho lo que le pedía su personalidad de mujer a la que le apetecía gozar y llegar hasta donde le pedía el cuerpo para conseguirlo.

Ya en su cuarto se desnudó, se dio una larga ducha caliente, se secó con vigor y se acostó desnuda sobre las sabanas. La calefacción del refugio era suficiente. Estiró los brazos por encima de la cabeza y el sueño comenzó a vencerla.

No supo muy bien si estaba soñando cuando sintió la respiración entre las rodillas. Era caliente y ascendía desde rumbo a su sexo súbitamente alerta. No quiso abrir los ojos. Temía que aquello, lo que fuera, se esfumara. Pero no desapareció, sino que al aliento que le hacía abrir los muslos para facilitar el placer siguió la caricia húmeda de una lengua hábil y perspicaz que le abrió la vulva, entró y salió varias veces de la vagina jugosa y ascendió brevemente para dedicarse al clítoris.

Se corrió con un estremecimiento, pero no cerró las piernas. Ardía.

La lengua dejó paso a dos dedos que la masturbaron con habilidad, explorando su vagina pegajosa mientras el pulgar le frotaba el clítoris y la lengua y los labios y los dientes se ensañaban con sus pezones. 

Al cabo de unos largos minutos de inmovilidad su respiración se hizo sibilante y deseó moverse, responder a la caricia, pero no se atrevía. Estaba gozando como nunca antes y los orgasmos se sucedían sin aviso ni contención. Se deslizaba en caída libre.

Entonces unas manos fuertes le flexionaron las piernas y el culo se alzó para que la lengua le alcanzara el ojete. Los dedos en el sexo y aquel picoteo entre las nalgas fueron demasiado. Abrió los ojos y se encontró con la mirada de Yano… y con su sonrisa contagiosa. Él subió hasta alcanzarle los labios y el beso profundo coincidió con la estocada del falo que se hundió en la vagina hasta la empuñadura. 

Se besaron, acariciaron, chuparon y danzaron durante toda la noche, el falo en su boca, en su sexo y, finalmente, en su ano para diseñar una sodomía que los llevó definitivamente hasta el delirio definitivo.

Los días siguientes fueron idénticos a los precedentes: caminatas, charlas, buena comida, excelente bebida, el espectáculo de la tormenta al atardecer, el fuego en la chimenea. Y las noches resultaron un viaje renovado y salvaje a la jungla mágica del sexo sin límites.

- ¿Por qué no…? -comenzó a preguntar Zoe en el amanecer del último día, tras una madrugada febril.
-No quería ser uno más y que me olvidaras en cuanto llegáramos a la ciudad. Creo que me enamoré de ti desde que Laila me explicó cómo eras, hace ya casi un año, antes de partir con una beca a Londres. Acabo de regresar… ¿Qué opinas de tu memoria y mi recuerdo?
-Una pareja con excelente pronóstico -dijo Zoe y se apretó en cucharilla contra Yano, la verga dura entre sus nalgas. Sonrió encantada antes de dormirse.


miércoles, 20 de junio de 2018

Sexología: "Internet in Love"

El que afirme que esté fuera de internet que arroje la primera tecla. Prácticamente todo el mundo, excepción hecha de los condenados de la tierra de todos los tiempos, tiene acceso a la WWW. Es en este territorio, fértil, abundante, generoso, peligroso, curioso, infame, todopoderoso… donde la vida de la gente parece encontrar una ventana a sus aficiones, ya sean sociales o íntimas.

El porno en internet es un hecho generalizado que tiene legiones de seguidores, mujeres u hombres, juntos o por separado y es allí en esas páginas selectas donde encuentran la respuesta a los deseos privados, sean confesables o inconfesables.

Ellas afirman que les encanta ver a hombres sodomizándose, chupándose los falos, practicando el 69, masturbándose, en dúos o tríos porque… no es habitual ver espectáculos gay en la escalera de vecinos. Ellos admiten otro tanto cuando fusionan dos hermosas criaturas, entusiasmadas con el sexo ensalivado por la experta lengua lésbica que les transita la vulva, la entrada a la vagina, el clítoris el ano hasta el orgasmo gimiente.
Y, naturalmente, también están todos los demás géneros al alcance del ratón milagroso de las pasiones de cada cual.

En este punto, sin embargo, queremos decir a los lectores que en las WWW también hay sitio para la seducción, el sentimentalismo, la ilusión, el romance y, en ocasiones el amor. 

El hombre y la mujer solos, por la razón que sea, han hallado en algunos foros el mejor modo de conocer a una pareja. ¿Por qué? Porque chatean y si todo va bien, pueden enviarse fotografías, y cuando la confianza lo consigue… pasar al Skype, verse tal como son, charlas, ilusionarse o decepcionarse. Pero, si no hay decepción, a la hora del encuentro cara a cara… prácticamente nadie sale frustrado porque el conocimiento del otro, o de la otra, está bastante avanzado.

Un dato más. Un gran porcentaje de mujeres y hombre lanzados a este territorio del encuentro más o menos fidedigno y seguro, confiesan haber tenido más relaciones sexuales placenteras en un año que en el resto de su vida. La razón es la de que, aunque el amor no se presente, la bienvenida cópula con un compañero o compañera sexual agradable, puntual, coyuntural, tiene un encanto que para muchos es todo un descubrimiento.

Es más, tanto hombres como mujeres admiten haber probado posturas, trucos, artilugios sexuales, que jamás habían soñado que estaba al alcance de su experiencia personal. Porque… si esa persona será cómplice de cama una o varias veces, pero nada definitivo… ¿por qué no disfrutar de situaciones de sexo duro, consentido, claro, que no comprometen para nada?

Ya sé. Ahora queréis las direcciones de esas páginas, los links mágicos. Pues no, incluso en este aspecto tiene que haber un poco de intención e iniciativa personal. Intentando, sed curiosos, explorad, y veréis como no es nada difícil encontrar un nuevo y fértil campo de disfrute sexual al alcance, una vez más, de la tecla.


lunes, 18 de junio de 2018

Toy de la semana: DILDO PIEL REALISTICO

El dildo, el vibrador, el siempre mencionado consolador, un artilugio que ha tenido su evolución histórica desde que Jonathan Pryce inventó el masaje contra la histeria, según la graciosa comedia cinematográfica, reina en los cajones de las mesillas de noche de las mujeres solitarias. O no. A veces no son solitarias, pero encuentran ese dildo domesticado cuándo, dónde y cómo lo deseen. 

Hay innumerables muestras de dildos de todo tipo, tamaño y colores, texturas y zumbidos, que cuando son manipulados con batería, incluso bajo el agua, permiten que una mano experta, generalmente la de la propia mujer, consiga exactamente la presión, la penetración, el ritmo que mejor se adecue a su deseo… 

Esta semana te presentamos el DILDO PIEL REALISTICO. Ruge de placer con éste descomunal miembro. Kong incluye todas las vetas, protuberancias y detalles carnosos de un verdadero semental. Es una polla monstruosa, de material PVC, que podrás tener en cautiverio para que liberes al animal que llevas dentro mientras disfrutas de sus 21 cm de falo.


viernes, 15 de junio de 2018

Catálogo Nº 345: Fervor plurisexual

...¿De que caminan de la mano, del brazo, abrazados, de que se besen en la vía pública? Sea como sea, este partido, al menos en Rusia, no se ganará con goles sino con un cambio cultural que llevará más de una liga.


En Thagson, en este catálogo, el que ilustra la portada es un afamado actor de cine porno gay, Markie More, un hombre que en sus inicios se ocultó en el armario pero que, con el tiempo, salió de él y se lanzó a la palestra sin hacer concesiones. 

Como el mismo explica: “Después de una experiencia dolorosa cuando era muy joven y en la que mi hermano supo que había tenido una relación mínima e inexperta con otro chico, oculté mis sentimientos para con los hombres… Lo oculté durante mucho tiempo hasta que conocí a la gente de mi productora y entonces me dije ‘no importa lo que nadie piense de mí, voy a hacer porno gay y vivir mi vida a mi manera’”.


Dicho esto, que cada cual puede vivir su opción sexual como le apetezca siempre que sea consensuada, Thagson lo ilustra con el amigo Markie en la plenitud de su fama.

Claro que, además de la portada y sus implicaciones, el catálogo, como siempre, incorpora fabulosos films de contenido hetero con sementales de primera fila y diosas muy perturbadoras, veteranas y jovencitas, MILF’s y principiantes, que convierten la cópula...